Juniors venció a Peñarol y gritó campeón de la Liga Cordobesa de Fútbol

En una noche especial, con el Mario Alberto Kempes como sede, General Paz Juniors derrotó 3-1 a Argentino Peñarol y se quedó con el título anual de la Liga Cordobesa de Fútbol, en un torneo que ganó prácticamente de punta a punta.

Los goles del Albo fueron convertidos por Matías Di Maio en contra, Gabriel Suárez y Luciano Copetti, este último de tiro libre. Con este triunfo, la institución poeta volvió a gritar campeón de la máxima categoría del fútbol cordobés después de 18 años.

Sobre el cierre, Nicolás Altamira descontó para la Peña con un gol que sirvió únicamente para las estadísticas.

En las tribunas dijeron presente cerca de 3 mil personas que presenciaron la consagración del equipo conducido por César Zabala, DT que tras su salida de Instituto en marzo de 2020 volvió a lucharla desde abajo y con mucho trabajo detrás, ahora sacó campeón a Juniors.

A partir de fin de mes, tanto el flamante campeón como Peñarol jugarán la edición 2021/22 del Torneo Regional Federal Amateur, certamen que también disputarán otros tres equipos de Córdoba capital: Escuela Presidente Roca, Las Palmas y Almirante Brown de Malagueño (en lugar de Avellaneda).

CÓMO FUE EL PARTIDO

Fue un interesante arranque el que mostraron ambos equipos sobre el verde césped del mundialista cordobés, con llegadas inquietantes al arco rival, y mucha disputa en un mediocampo minado.

Primero avisó Peñarol, que puso a prueba en dos oportunidades al arquero de GPJ, Santiago Domínguez, una de las figuras estelares de la noche.

Asomaba mejor el conjunto de Argüello en el campo de juego, pero el Albo se despertó y a los 30 minutos, desde el sector derecho encontró el 1-0 por un gol en contra de Matías Di Maio que abrió el marcador y cambiaría el rumbo de las acciones.

A partir de esa anotación, los dirigidos por Zabala recuperaron confianza y empezaron a manejar los hilos del partido. Apenas minutos más tarde, Gabriel Suárez armó una linda jugada individual y anotó el 2-0 para los locales.

A esa altura, Juniors era amplio dominador de lo que ocurría en cancha y se marchaba a los vestuarios un gol por encima de su rival.

El inicio del segundo tiempo fue un verdadero dolor de cabeza para el elenco dirigido por Carlos Gaetán, que sufrió la expulsión de Luciano Núñez por exceso verbal a cuatro minutos de comenzada la etapa.

Y así fue como dos goles y un hombre de ventaja le allanaron el camino a un Juniors que empezaba a saborear el título. Promediando el complemento, Luciano Copetti clavó un exquisito gol de tiro libre que dejó son respuestas al arquero visitante.

A falta de 15′ para el final, el árbitro Martín Ferreyra sancionó penal para Peñarol, disparo que Santiago Domínguez le tapó a Matías Leichner.

Sin embargo, y pese a que el resultado final estaba consumado, la Peña maquilló el resultado a través de los pies de Nicolás Altamira, autor de un gol apenas significante para la estadística.

Tras el pitido final de Ferreyra, los hinchas albos estallaron en la popular Artime y celebraron junto a los jugadores esta consagración que quedará guardada de por vida en su memoria.

¡Salud, campeón!

lanus web

Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.