Como en 1990, derrota en el debut

Mucha era la expectativa para este martes 22 de noviembre, claro, hacía su estreno mundialista nada más y nada menos que el campeón de América ante Arabia Saudí. 7 de la mañana, toda una nación desayunando en los hogares, en los bares, en el trabajo y con ansias. ¿Último estreno de Lionel Messi en la Copa del Mundo?.

Se daba la lógica: el 10 a los 10’: penal de VAR otorgado por Slavko Vincic tras una debatible falta de Saud Abdulhamid. El capitán argentino definió rasante y con suma tranquilidad a la derecha de Mohammed Al Owais. 1 a 0 y rumbo encaminado, pese a que se lo observó un poco ansioso al equipo.

La selección pudo irse con mucho más al entretiempo, pero el plantel asiático planteó de forma eficiente su salida defensiva y dejó fuera de juego en más de una ocasión a los delanteros albicelestes. 3 goles anulados por dicha circunstancia, ¿Polémica? Uno de ellos convertido por Lautaro Martínez fue cobrado por la posición adelantada del hombro, ¿Saca ventaja? No, pero es el reglamento.

Ni el más optimista seguidor de Arabia ni el más pesimista de Argentina pudo anticipar el impacto mundial que estaba por acontecer. En el complemento, el conjunto dirigido tácticamente por el francés Hervé Renard, creyó y fue a buscarlo a puro fútbol, tuvo su premio: Saleh Al Sheri evadió al “Cuti” Romero y remató cruzado, nada pudo hacer “Dibu” Martínez. 1 a 1 y los fantasmas del pasado que saludan.

No conforme, Arabia le dio el golpe de Knock-Out a los de Lionel Scaloni cuando Salem Al Dawsari giró entre 3 futbolistas argentinos y metió un golazo histórico. Todo ocurrió en apenas 8 minutos del segundo tiempo. De ahí en más, palabras como confusión, impotencia y desconcierto se adueñaron de los albicelestes. Argentina fue como pudo: el arquero se vistió de figura cuando le tapó un remate abajo del arco a Nicolás Tagliafico, fue lo más claro luego del golpazo. La “Scaloneta”, sin respuestas, se vio superada en estrategia y mentalidad por los férreos 11 rivales, que forjaron un triunfo que quedará en la historia, tal es así, que el propio rey del país árabe decretó feriado nacional.

La selección tendrá la oportunidad inmediata de dar vuelta la página. El cimbronazo ocurrió, el equipo no era el mejor del mundo ni tampoco es el peor ahora. “Toca demostrar que somos un grupo de verdad”, dijo un autocrítico Messi.

¿Asoma Paulo Dybala?. La cita será el próximo sábado ante México, que igualó sin goles ante Polonia.

Foto: EFE.

lanus web

Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.