River no pudo en Tucumán y se quedó con las manos vacías

Podía pasar, pero nadie se animaba a pensar en ello. El mejor River de la historia se quedó sin la edición 2019/20 de la Superliga en la última fecha y el que gritó campeón fue su máximo archirrival Boca Juniors, que lo aventajó en la tabla por apenas un punto.

foto Ariel Cuellar

En Tucumán, frente a Atlético, el Millonario igualó 1-1 por la última fecha y no le alcanzó para quedarse con su primer título local desde 2014. Resulta que los de Núñez habían llegado al choque ante los tucumanos liderando la tabla en soledad con 46 puntos, a uno del Xeneize. Pero como ante Atlético fue empate y Boca derrotó 1-0 a Gimnasia, los festejos no fueron en el norte del país sino en La Bombonera.

foto Ariel Cuellar

Así, Boca, de la mano de la nueva dirigencia, que asumió en diciembre con el tridente Ameal-Pergolini-Riquelme a la cabeza, con Miguel Ángel Russo como DT y Carlos Tévez, a sus 36 años, en un altísimo nivel, alcanzó su 69° título en la era profesional.

La pérdida del título a manos del Xeneize en la última jornada del campeonato generó aún más conmoción puertas adentro del vestuario millonario por cómo ocurrió todo. Dos fines de semana atrás, River vencía 2-0 a Estudiantes en La Plata y quedaba a 6 puntos arriba de Boca, que ese mismo había derrotado 4-0 a Godoy Cruz en Brandsen 850.

foto Ariel Cuellar

El contundente triunfo frente al Pincha llenó de ilusión al DT Marcelo Gallardo, a los jugadores y claramente a los hinchas de un equipo acostumbrado a ganar y que desde el arribo del Muñeco al club en junio de 2014, se había convertido prácticamente en dueño de cuanta competición internacional jugara.

A la anteúltima fecha River llegó con chances de gritar campeón. Si Boca empataba o perdía en su visita al colista Colón, y el Millonario triunfaba ante Defensa, el título era para los de Núñez. Sin embargo, el Xeneize aplastó 4-0 al Sabalero en el Cementerio de los Elefantes y la definición del título debió postergarse para la última fecha. Más aún esto si tiene en cuenta que los dirigidos por Gallardo no pudieron doblegar a un ordenado Defensa y Justicia ante 70 mil personas en el Monumental y debieron conformarse con un empate 1-1 que les permitía continuar en lo más alto de la tabla pero a apenas una unidad de su único escolta.

En Tucumán, ganando, sin importar el resultado de Boca, River se coronaba. Pero no hizo pie, quedó muy lejos de su mejor versión, arrancó en desventaja, luego lo empató a través de Matías Suárez pero no pudo quedarse con los tres puntos. Todo ello durante los primeros 45 minutos de partido, tanto en el José Fierro como en La Boca, donde los dirigidos por Russo igualaban en cero ante el Gimnasia de Diego Maradona. Esa combinación de resultados, claramente, lo consagraban a River.

Pero a poco más de 10 minutos del final, Carlos Tévez sacó un fortísimo remate desde afuera del área que venció las manos del arquero tripero Jorge “Fatura” Broun para provocar el delirio de las más de 55 mil almas que acompañaron al Xeneize en la noche de sábado. Boca ganaba, River no podía darlo vuelta en Tucumán y hasta ese momento, el título quedaba en La Bombonera.

lanus web
Lautaro Gilaberte
Acerca de Lautaro Gilaberte 47 Artículos
LAUTARO GILABERTE ESTUDIANTE DE PERIODISMO DEPORTIVO, TERCER AÑO EN CURSO CORRESPONSAL PRIMERA NACIONAL CUBRIENDO INSTITUTO ATLÉTICO CENTRAL CÓRDOBA

Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.