Aquel sueño inconcluso

6 años pasaron de la final de la Copa del Mundo 2014 en el mítico Estadio Maracaná colmado por argentinos y, en menor medida, por alemanes. El público brasileño con sensaciones encontradas: el deseo de que Argentina derrotáse a Alemania luego de aquel 7-1 aplastante que padeció la Verde-amarela y también las ganas de que la celeste y blanca no se corone en su propio territorio. La selección dirigida tácticamente por Alejandro Sabella llegaba a la final luego de haber ganado 5 partidos y empatado 1: 2-1 a Bosnia, 1-0 a Irán, 3-2 a Nigeria, 1-0 a Suiza, 1-0 a Bélgica y 0-0 frente a Holanda (4-2 en los penales).

Tras escuchar el emblemático himno nacional, Argentina salió con todo, un plantel dispuesto a golpear rápidamente al conjunto teutón. Los desbordes de Lionel Messi y de Ezequiel Lavezzi lograron generar mucho peligro en la defensa alemana. La oportunidad más clara de desnivelar la tuvo Gonzalo Higuaín: mano a mano frente a Manuel Neuer, la pelota se fue desviada. Previamente el 9 argentino había concretado un gol pero fue anulado por estar adelantado.

En el complemento, la selección contó con más chances: Messi remató rasante y la pelota se fue a centímetros del poste izquierdo del guardavallas rival. Rodrigo Palacio contaría con otro mano a mano, pero no pudo bajarla bien, le quedó larga y terminó fallando. Insólitamente, los árbitros no vieron un clarísimo penal a Higuaín provocado por una imprudencia total de uno de los mejores arqueros del mundo. Alemania dispuso de muchas oportunidades de gol, tan solo un cabezazo que pegó en el palo izquierdo del arquero Sergio Romero y caminó por la línea.

Argentina había jugado hasta ese entonces, quizás, el mejor partido del mundial. Los 90 minutos reglamentarios culminaron 0-0. En el alargue llegó la jugada fatídica: le quedó un mano a mano a Mario Götze y éste, no falló; fue letal y concretó el 1-0 final, un mazazo para la selección, que no pudo levantarse luego. En 2018 la albiceleste mostró una faceta totalmente opuesta a la del mundial de Brasil con un equipo desunido y rodeado de polémicas, apenas llegando a octavos de final. La pregunta es: ¿Se podrá concluir el sueño en Qatar 2022? Dicha Copa del Mundo podría ser la última del astro argentino Lionel Andrés Messi, el 10 que todavía puede tener su revancha. Si no se da, será la Copa del Mundo la que esté en deuda con él.

lanus web

Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.