Los entrenadores que tuvo Messi en Barcelona desde el debut

El holandés Frank Rijkaard fue el primer DT de la Pulga en el equipo culé, en el que juega ininterrumpidamente desde 2004. Luego del duro golpe en la Champions, se abre el interrogante: ¿se irá?

fotos Barcelona

Muy lejos quedó en el calendario aquel 13 de enero de este año cuando la dirigencia catalana encabezada por Josep Bartomeu anunciaba a Quique Setién como el nuevo entrenador del Barcelona luego de despedir a Ernesto Valverde.

Es que en las últimas horas, la misma dirigencia oficializó la salida del propio Setién tras apenas siete meses en el cargo, lapso en que el equipo sufrió dos duros golpes, uno en el plano local, al resignar la Liga en la recta final a manos del Real Madrid y otro a nivel continental tras el inadmisible 2-8 frente al Bayern Múnich por los cuartos de final de la Champions League.

Tras varios días de idas y venidas, a través de sus redes, el club le dio a la bienvenida este miércoles al sucesor del saliente entrenador: el nuevo entrenador del Barsa es el holandés Ronald Koeman, un conocido de la casa, ya que vistió la camiseta blaugrana entre mediados de los ’80 y principios de los ’90 y hasta incluso le permitió al club ganar su primera Champions en 1992 luego de un recordado gol de tiro libre en la final ante la Sampdoria, lo que le valió el mote del “héroe de Wembley” (por la sede de aquel partido).

De esta manera, Koeman, quien firmó contrato por dos años, a los 57 años será el noveno entrenador en dirigir a Lionel Messi, a quien la cúpula culé ya calificó de “intransferible” ante los cada vez más ruidosos rumores de que el rosarino no continuaría su carrera en el Camp Nou.

¿Quiénes son y cómo les fue a los anteriores DT’s del capitán argentino?

Frank Rijkaard (2003-2008)

Fue el entrenador que un 16 de octubre de 2004 hizo debutar en Primera a Lío, en ese entonces de 17 años. Bicampeón liguero y de la Supercopa de España, en la temporada 2005/06 sacó campeón de Europa a un Barcelona que llevaba casi tres lustros sin gritos continentales. Tuvo bajo su tutela a estrellas de la talla de Carles Puyol, Rafa Márquez, Deco, Ronaldinho y Samuel Eto’o, y un cada vez más interesante Messi. Al cierre de la temporada 2008, la dirigencia de ese entonces encabezada por Joan Laporta anunció que no continuaría al frente del primer equipo.

El argentino guarda un gran recuerdo suyo, a tal punto de que supo decir: “Nunca olvidaré que Rijkaard me puso en marcha. Que confió en mí con tan sólo 17 años”.

Josep Guardiola (2008-2012)

Surgido del club catalán y confeso admirador de Diego Armando Maradona, fue designado entrenador un 8 de mayo de 2008 para cambiar para siempre la historia de la institución culé y también del fútbol mundial. Duro de roer, ni bien llegó a Barcelona avisó que no tendría en cuenta a Ronaldinho, Deco y Eto’o. Luego, sería una pieza de vital importancia en el enorme salto deportivo de Messi.

El tándem Pep-Lío, en cuatro años, ganó 14 títulos, incluido un sextete en la temporada 2009: en ese año el Barca ganó Liga, Copa del Rey, Champions League, Supercopa de Europa, de España y Mundial de Clubes. Luego, con el paso del tiempo sumó otras dos Ligas, una Copa del Rey, dos Supercopa de España, otra Champions, otra Supercopa y un segundo Mundial de Clubes. En abril de 2012 anunció su salida del banquillo culé, cerrando así la etapa más exitosa en la historia del club. Hoy, luego de haber estado en el Bayern Múnich, dirige al Manchester City.

Fue, sin dudas, el técnico que más marcó al astro argentino durante su carrera.

Tito Vilanova (2012-2013)

También surgido del club, conocía a Messi desde niño, ya que lo dirigió en aquel equipo Cadete B de la temporada 2001/02 que contaba, además del argentino, con Cesc Fábregas y Gerard Piqué. Al rosarino le brindó gran confianza ubicándolo en la cancha como “falso 9”, posición que lo consagró mundialmente.

Asistente de Guardiola en los años previos, tras la salida de Pep, fue nombrado al frente del primer equipo, donde se reencontró con Lionel. Presentado en junio de 2012, apenas seis meses después sufrió una fuerte recaída de un cáncer en la glándula parótida que le había sido diagnosticado un año atrás. Afortunadamente logró reponerse tras cuatro meses alejado de su tarea, regresando en abril de 2013. Eliminado de la Copa del Rey en semifinales a manos del Real Madrid y en la misma instancia de la Champions luego de caer frente al Bayern Múnich, el equipo culé logró salir campeón de La Liga, llegando a los 100 puntos acumulados en la tabla, fruto de 32 triunfos.

En julio de 2013 recayó nuevamente de su enfermedad  y dejó definitivamente el cargo. En abril de 2014, tras no lograr superar la batalla contra el cáncer, murió a los 45 años. Dejó un grato recuerdo en Messi, quien cada aniversario de su fallecimiento, lo recuerda emotivamente. Hace no mucho tiempo trascendió que una reunión a solas que mantuvo con Lío fue clave para que el argentino desista de abandonar el club luego de la mala temporada 2013/14.

Jordi Roura (2013)

Segundo de Vilanova, durante la rehabilitación de “Tito” dirigió a Messi y compañía en 20 partidos, en los que cosechó 13 victorias, cuatro empates y tres derrotas. Aún trabaja en el club, hoy como secretario técnico del Barca B.

Gerardo Martino (2013-2014)

El “Tata” es, hasta el momento, el único entrenador argentino en dirigir al astro en España. Empujado por su buen desempeño en la Selección de Paraguay y en Newell’s, club del que surgió el propio Messi, el 23 de julio de 2013 fue, sorpresivamente, anunciado, como el entrenador del equipo azulgrana.

A poco más de un mes de llegar, sacó campeón al equipo de la Supercopa de España e incluso llegó a los siete partidos ganados al hilo desde el inicio de La Liga, siendo este, hasta ese momento, el mejor arranque en el plano doméstico para el Barcelona. Es más, recién vio la derrota en la 21ª fecha. Sin embargo, perdió la final de la Copa del Rey frente al Real Madrid, en la Champions League apenas llegó hasta cuartos y tampoco pudo gritar campeón en el plano local: tras no lograr cumplir los objetivos, dejó el cargo luego de 43 triunfos, 11 empates y ocho derrotas.

Al poco tiempo volvió a dirigir a Messi en la Selección Argentina, aunque los resultados tampoco fueron los esperados.

Luis Enrique (2014-2017)

Otro de los entrenadores que más marcó a Messi. Llegó tras la abrupta salida de Martino, y vaya que cumplió las expectativas: ganó nueve títulos en tres años (tres Copa del Rey, dos Ligas, una Supercopa de España, una de Europa, una “Orejona” y un Mundial de Clubes, contra River). A mediados de la temporada 2016/17, luego de la eliminación en la Champions a manos de la Juventus, anunció su salida del banquillo tras fichar por la Selección de España, cargo que hasta hoy ocupa.

Ernesto Valverde (2017-2020)

Con un breve pasado en el club como jugador, Bartomeu lo nombró entrenador tras la salida de Luis Enrique. Ni bien llegó sufrió una dura derrota en la final de la Copa del Rey frente al Real Madrid, aunque tardó poco tiempo en recuperarse. Bicampeón liguero, ganó también una Copa del Rey y una Supercopa de España, aunque le costó horrores hacer pie en la Champions, con dos dolorosas eliminaciones: en la 2017/18 a manos de la Roma -los italianos remontaron un 0-3 en el global- y un año más tarde, en semis frente al Liverpool -triunfo culé 3-0 en la ida y derrota 4-0 en Anfield-.

A principios de enero de este año, luego de la eliminación en la Supercopa de España frente al Atlético de Madrid de Diego Simeone, fue despedido por la dirigencia catalana.

Quique Setién (2020)

Fueron apenas siete los meses que pasó Messi bajo la dirección técnica del flamante ex entrenador culé. Sin mayores pergaminos en su currículum como entrenador, Bartomeu y el secretario técnico Eric Abidal lo eligieron para dejar atrás el impacto de las últimas dos dolorosas eliminaciones en el plano continental con Valverde en el banquillo.

Sin embargo, fue mirado con recelo por los hinchas, dirigencia e incluso jugadores casi desde el inicio de su estadía. Eliminado de la Copa del Rey en cuartos del final frente al Athletic de Bilbao, perdió el primer clásico que jugó ante el Real Madrid, derrota que lo llevó a perder el liderazgo en La Liga. En marzo, por la pandemia de Covid-19, toda actividad deportiva fue frenada. Cuando reanudó, el Barca cedió terreno, el Merengue lo alcanzó en la tabla, y a falta de una fecha para el final del torneo, el título quedó para los merengues. El último viernes, los culés sufrieron la peor derrota de su historia a nivel europeo luego de ser vapuleados por 8-2 frente al Bayern por la semifinal de la Champions. Suficientes pálidas en 218 días para que la cada vez más cuestionada dirigencia blaugrana tome la decisión de despedirlo del cargo, nombrando en su lugar al holandés Ronald Koeman, quien tendrá la difícil tarea de levantar a un equipo diezmado, tanto anímica como futbolísticamente.

lanus web

Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.