Boca, sin respuesta futbolística, fue superado por River

Foto Ariel Cuellar
Foto Ariel Cuellar

Por la fecha 14 de la Liga Profesional de Argentina, Boca perdió por 2 a 1 ante River en el Estadio Monumental, que contó con el regreso de la hinchada local después de 18 meses sin espectadores. Julián Álvarez, marcó un doblete para el equipo de Marcelo Gallardo, a los 25’ y a las 43’ de la primera parte; mientras que Carlos Zambrano descontó para el “Xeneixe” sobre el final, a los 93’. Además, Marcos Rojo fue expulsado por Fernando Rapallini, quien le mostró una polémica doble amarilla en apenas 16´ minutos iniciados en el Superclásico.

Foto Ariel Cuellar

La gran especulación y tensión que gira en torno al Superclásico los días previos, deja siempre una puerta abierta a que son partidos diferentes, en el que determinados detalles o atenuantes cambian totalmente un encuentro, en los que los análisis o planteos tácticos de ambos equipos pueden cambiar notoriamente por situaciones mínimas.

Lamentablemente para Boca, todo los trabajado en la semana se vió afectado por la mencionada doble amarilla a Marcos Rojo, en apenas 16 minutos de juego, 50 por ciento para caerle al central Xeneixe por su displicencia, y otro 50 por ciento para caerle al árbitro Fernando Rapallini, por su apresurada decisión de condicionar al juego, y no priorizar el futbol en su máxima esencia: que sea un espectáculo en igualdad de condiciones.

Foto Ariel Cuellar

Igualmente, Sebastián Battaglia no propuso un plan B ante esta situación, y el equipo que hasta ese entonces proponía un partido de golpe por golpe, se quedó sin ideas en ataque, solo intentó replegarse, y fue superado ampliamente por River.

Foto Ariel Cuellar

Es que el “Millonario”, es un equipo de intenta jugar un futbol asociado, y de tenencia de pelota, algo que se potenció aún más con la superioridad numérica, y también, lo llenó de confianza. Su número nueve, Julián Álvarez, tuvo la tarde soñada, fabricando una jugada y con remate potente desde afuera del área, sorprendió al arquero de floja respuesta, y marcó el 1 a 0 a los 25’ minutos, haciendo explotar el Monumental. Después, a los 43, llegó a su doblete, en una jugada en la que Agustín Rossi despeja le pelota hacia la mitad de cancha, esta recae en Milton Casco, y como un número diez, el lateral habilita a Santiago Simón, quien da un pase al medio para que Julián Álvarez la empuje a la red, yéndose al vestuario con suma tranquilidad.

Foto Ariel Cuellar

En la segunda etapa, River fue claro dominador, pudiendo marcar más goles, de no ser por: dos cortes providenciales del defensor Carlos Izquierdoz, una mala definición de un mano a mano de Jorge Carrascal, y sobre el final dos offsides mal anulados en contra del Millonario, que lo privó de alguna otra situación de peligro. Sebastián Battaglia priorizó resguardarse defensivamente, (como lo fue la salida de Diego González por Esteban Rolón), e intentar ganar en la segunda jugada con pelotazos a Nicolás Orsini que no prosperaron, porque estaba muy solo arriba, y además, la defensa del equipo de Gallardo se mostró sólida, no le dio ninguna chance de aproximación a su rival, ni siquiera una falta cercana al área en la que Boca pudiera sacar provecho de la pelota parada. Únicamente, un córner sobre el final, ejecutado por Aaron Molinas que había entrado para darle más movilidad al medio, que encontró un cabezazo de Carlos Zambrano, a los 93´, un gol que casi no se gritó, porque ya restaban los últimos segundos del encuentro.

River llegó así a la cima del campeonato con estos tres puntos vitales, y la próxima fecha enfrentará a Banfield. Boca, por su parte, perdió su primer partido en la era Battaglia, y el próximo fin de semana se reencontrará con su gente en la Bombonera cuando reciba a Lanús.

lanus web
Acerca de Claudio Ezequiel Vasquez Ainqueo 83 Artículos
Periodista Free Lance Corresponsal Córdoba.

Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.