No los frena nadie a Podoroska y Schwartzman ya en semifinales

¿cuándo fue la última vez que Argentina tuvo dos tenistas entre los cuatro mejores de un Grand Slam?

El 6 de octubre quedará guardado por siempre en la memoria de los argentinos amantes del deporte, más aún en los registros del tenis de nuestro país. Resulta que este martes, en una jornada histórica, dos singlistas albicelestes ganaron sus respectivos partidos por los cuartos de final de esta atípica edición de Roland Garros marcada por la pandemia y ya tienen asegurado su lugar entre los cuatro mejores del certamen parisino.

Fotos gentileza Roland Garro

La primera alegría del día llegó de la mano de Nadia Podoroska, la tenista rosarina de 23 años que sigue conmocionando al mundo con sus resultados sobre el polvo de ladrillo francés. En una brillante actuación, la “Peque”, de orígenes en el barrio de Fisherton, derrotó en sets corridos a la sueca Elina Svitólina, número 5 del ranking WTA y tercera preclasificada del torneo: fue triunfo 6-2 y 6-4 para la argentina en 1 hora y 28 minutos de partido en cancha central, la Philippe Chatrier.

Así, Podoroska, que heredó dicho apellido de sus abuelos ucranianos, sacó pasaje a la semifinal de Roland Garros, instancia en la que se enfrentará el próximo jueves con la polaca Iga Swiatek (54°), que este martes dejó en el camino a la italiana Martina Trevisan por 6-3 y 6-1. Al margen de cuál sea su resultado ante la europea, la rosarina, que llegó a este certamen proveniente de la qualy por su ubicación en el ranking -era 203°- se abrochó su ingreso al top 50 mundial a partir del próximo lunes.

La última vez que una tenista nacida en estas tierras había alcanzado semifinales en París fue hace 16 años, en 2004, cuando Paola Suárez derrotó en cuartos a la rusa ex n°1 María Sharapova en sets corridos. Luego, cayó frente a otra rusa, Elena Dementieva.

Más de tres lustros después, Nadia, rosarina futbolera hincha de Central y ferviente fanática de Gabriela Sabatini, buscará seguir desafiando a la historia y ser finalista del último Grand Slam de este 2020.

El otro protagonista argentino de esta historia digna de un libro es Diego Schwartzman (14°), que en quizá uno de los partidos más memorables de su carrera, venció en cinco sets a su íntimo amigo Dominic Thiem, número 3 del mundo, en un duelo que superó las cinco horas de partido. Fue triunfo 7-6 (1), 5-7, 6-7 (6), 7-6 (5) y 6-2 para el porteño oriundo del Club Náutico Hacoaj, que así alcanza por primera vez en su carrera las semifinales de uno de los cuatro torneos más importantes del mundo.

Pero no solo eso, sino que además, con esta victoria digna de ser recordada, el “Peque” aseguró su ingreso, también por primera vez, al top ten del ranking ATP, su mayor anhelo desde que debutó profesionalmente: ahora, este viernes, enfrentará a Rafael Nadal, n°2 del mundo, 12 veces ganador de este torneo, y a quien la raqueta número de Sudamérica venció la última vez que se vieron las caras (en cuartos del Masters 1000 de Roma) después de nueve triunfos al hilo del mallorquín en choque entre ambos.

De ser campeón, emulando la consagración de Gastón Gaudio ante Guillermo Coria, también en 2004, el tenista fanático de Boca Juniors y de Diego Maradona, será n°8 del mundo. Con su ingreso al pelotón de los diez mejores ubicados en el escalafón mundial, el porteño se suma a la lista de otros diez tenistas argentinos que saben lo que es ser top ten: Guillermo Vilas, José Luis Clerc, Guillermo Coria, Gastón Gaudio, David Nalbandian, Alberto Mancini, Mariano Puerta, Guillermo Cañas, Juan Mónaco y Martín Jaite.

A sus 28 años de edad, de 1.70 de estatura -no es para nada menor destacar su altura si uno considera los obstáculos que debió superar a partir de ello- y dueño de tres títulos profesionales, con su triunfo ante el austríaco, Schwartzman consolidó su excelente andar sobre tierra batida, ya que previo a esta epopeya en la Philippe Chatrier, había alcanzado la final del Masters 1000 de Roma, donde hilvanó triunfos consecutivos ante Nadal y Denis Shapovalov (11°) en semis, cayendo en la final, pese a una gran versión, frente al número uno, Novak Djokovic.

Ambos dueños de interesantes historias de vida, saben que está ante una gran oportunidad en sus carreras en pleno ascenso: el “Peque”, entre los 20 mejores del mundo desde hace tiempo, sabe que puede ser campeón en París. Lo mismo para la “Peque”, que a partir de lo que fue su medalla de oro en los últimos Juegos Panamericanos (Lima 2019) pero más aún gracias a su ya histórica actuación en este Roland Garros -hoy sin dudas es la representante femenina del deporte argentino-, no duda de sus condiciones para quedarse con la gloria en la capital francesa.

¡Lo mejor está por venir, “Peques”!

lanus web

Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.