Gonzalo Ruiz Díaz, joven promesa de Lanús que pide pista

Nacido un 28 de enero de 2002, a sus 18 años, Gonzalo Ruiz Díaz es consciente de que cada vez está más cerca de concretar su sueño de debutar en la Primera del Granate, donde lleva casi una década. Mientras aguarda su oportunidad, paga con buenas actuaciones en la 5ª División del club, y de yapa es una pieza clave de la Sub 15 que dirige Diego Placente, con la que ya ganó un título.

Volante central por naturaleza, asegura que también puede jugar como lateral izquierdo, posición que ya probó en la Albiceleste y le sentó bien, y que sus principales referentes son el ex Lanús Iván Marcone (hoy en Boca) y Wilmar Barrios.

Conocé más sobre este interesante juvenil que espera ansioso poder reencontrarse con sus compañeros -su categoría aún no fue autorizada para volver a las prácticas- y porqué asoma como una carta más que prometedora de nuestro fútbol…

-Antes que nada, ¿cómo estás afrontando este parate sin la posibilidad aún de entrenar junto a tus compañeros?

Siéndote sincero, muy mal. El fútbol no arranca. Creo que un futbolista no puede estar sin la pelota. Extraño cada parte del club: la cancha, compartir el vestuario con mis compañeros, los mates con los utileros y muchas cosas más. Es difícil desde la parte futbolística porque uno se acostumbra a vivir diariamente con eso, y durante este tiempo nos quitaron lo que más nos gusta. Ojalá que pronto pase todo así volvemos a estar como antes compartiendo un entrenamiento todos juntos.

-¿Cómo transitaste la etapa más dura del aislamiento? ¿Pudiste entrenar en tu casa?

Afortunadamente, la pasé “bien”, ya que además del Zoom con mis compañeros del club tengo un tío con un terreno grande y me iba para allá a entrenar con un profe. Aparte vivimos toda la cuarentena juntos para no perder ritmo. Ahora vengo metiendo desde doble hasta triple turno y por suerte y gracias a Dios pude comprarme todas las cosas para entrenar en casa. Eso fue lo que me salvó y me mantuvo en estado. Si no, no sé cómo hubiera hecho.

-¿Costó adaptarse a los entrenamientos a través de la virtualidad?

Sí, cuesta muchísimo, pero por el hecho de que estamos acostumbrados a estar adentro de una cancha, y pasar a entrenar en una camarita es una cosa de locos. Pero no es imposible sino que a alguno les cuesta más y a otros, menos.

Durante la temporada 2016, “Gonza”, de 1.65 de estatura, y quien previo a su arribo a Lanús dios sus primeros pasos en River (estuvo cinco años) y en Boca (seis meses), integró el plantel de la 9ª División del Granate que resultó campeón de principio a fin. Sus interesantes presentaciones le valieron la convocatoria a la Selección Sub 15 comandada por Placente que se terminó quedando con el Sudamericano 2017 jugado en nuestro país. Sobre esa experiencia, el juvenil contó:

“Fue algo único e inolvidable para mí y para mi familia. Toda mi vida soñé con jugar en la Selección y salir campeón. Y con esfuerzo, dedicación y perseverancia, pude lograrlo”.

“Fue una cosa de locos, ganarle a Brasil nuestro clásico, dárselo vuelta y encima haber podido entrar desde el banco y aportar para el resultado final (fue triunfo 3-2) fue una sensación hermosa”, se sinceró.

Justamente para esa cita, el Grana aportó cuatro jugadores al plantel albiceleste, a lo que nuestro protagonista opinó: “Lanús aportó cuatro jugadores al Sudamericano Sub 15, pero de la categoría ‘02 fuimos 11 a la Selección. Eso habla muy bien de la institución y de la clase de jugadores y cuerpos técnicos que integran el club. Es para estar orgulloso”.

Además de Ruiz Díaz, el equipo del sur del GBA cedió a Rocco Ríos Novo (arquero), Juan Pablo Krilanovich y Franco Orozco (delanteros).

-¿Cuánto aprendiste de Diego Placente como DT?

De Diego aprendí muchísimo, como también aprendí de Pablo Aimar (su primer ayudante) y de todo su cuerpo técnico. En las concentraciones lo primordial era el respeto y los valores de cada uno. En lo futbolístico pude desarrollarme y desenvolverme más gracias a que nos daban muchísimas herramientas para que después podamos plasmarlas en el campo de juego.

-Hablanos un poco de tu puesto, ¿hay mucha competencia hoy en las inferiores de AFA?

Yo juego de volante central, que es mi puesto natural, pero también puedo jugar de lateral izquierdo, como lo hice varias veces en la Selección.

Sí, hoy en día hay muchísima competencia. Es evidente que los rivales cada vez son más fuertes. Y eso significa que tenemos que estar preparados para luchar y disputar cada partido del fin de semana como si fuera el último. En la semana analizamos el partido que nos toca y el DT y los coordinadores nos brindan las herramientas para achicar el margen de error y poder hacer el mejor partido posible. Los profes nos exigen al máximo y creo que eso pasa no solo en Lanús sino en todos los clubes de Argentina. Eso es lo que hace que nuestras inferiores sean más competitivas y atractivas.

-¿Cuáles son tus objetivos hoy en Lanús?

Mi objetivo principal es debutar, y algún día poder devolverle algo al club de lo que tanto me dio: llevarlo lo más alto posible y salir campeón con esta camiseta, que es la que más amo.

-¿Quién es tu referente en el mediocampo? ¿A qué jugador seguís en la actualidad?

Tengo dos: Iván Marcone y Wilmar Barrios. Son los estilos de juego que más me gustan y que creo que son medios parecidos al mío. Son dos jugadores aguerridos, fuertes y de mucho contacto con la pelota.

lanus web

Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.